Un Centro de Belleza también entra por los ojos

Así como siempre se quiere lucir la piel renovada, más linda, iluminada y bien definida en cada aspecto, con un centro o consultorio de estética debería pasar lo mismo.

Por ejemplo, sucede que muchas mujeres sienten que no están a gusto si a cierta edad no pueden ver su rostro como quieren frente al espejo: más jóvenes, iluminadas, sin manchas ni arrugas visibles. Y no porque esté mal tenerlas, simplemente no están cómodas mostrándolas porque no siempre derivan del paso del tiempo, también de factores externos y crónicos como el estrés, la exposición al sol y el tabaquismo. Y allí es cuando comienzan a buscar decididas dónde someterse a una operación de estiramiento que les quite años de encima, de manera segura.

Y la calidad del lugar e impresión se vuelve clave en esa elección. Así como la vanguardia en tecnología plástica y estética desde hace más de una década llegó a instalarse definitivamente en Argentina, un centro o consultorio de belleza tiene que estar a la misma altura en servicio y presentación, no solo en fachada, también en practicidad.

Resultado de imagen para clinica de estetica

Es que someterse a un procedimiento como el de la cirugía facial que elimine el exceso de piel en la cara y/o zona del cuello, como papada, surcos, pliegues en boca y nariz, pérdida de tono muscular, y que solucione definitivamente el molesto inconveniente de la piel fláccida en esa zona, es una decisión por demás importante y delicada como para realizarla en instalaciones y estructuras poco cómodas y fiables. Solo por mencionar unos pasos, se realiza con anestesia local, dura hasta 4 horas y lleva consultas varias para la quita de puntos y revisión. Y lamentablemente, aún quedan lugares así: salas de espera y quirófanos poco funcionales, espaciosos y calurosos que no llegan a resistir las instalaciones y confort básicos que requiere un servicio tan sensible como este y que es obligatorio para la atención óptima de un paciente.

Por eso lo primero a tener en cuenta al planear desde el inicio un consultorio de estética es contemplar el tipo de construcción que sea más acorde al uso requerido. Un espacio mediano y no demasiado antiguo es lo ideal, puesto que uno excesivamente añejo y grande conllevará un gasto mayor de inversión en infraestructura y servicios a abonar. Luego se debe priorizar la disposición: una buena iluminación natural es clave para aprovechar las horas de luz de lugares como la sala de espera, y generar armonía y calidez en el resto del ambiente. Sumado a la calidad de los insumos para el funcionamiento general de toda la obra. Un buen ejemplo de esto es el consultorio del Dr. Emiliano Alvarez, un Centro de Estética de gran trayectoria en belleza de la piel del cuerpo y el rostro en Buenos Aires, que engloba e identifica fielmente una propuesta de calidad en atención, imagen y servicio. Definitivamente, un centro dedicado a esto debería hacer de lo visual algo continuo en todos sus frentes.