Iluminar un centro de estética: Consejos y nuevas tendencias

Como siempre decimos en este portal web, la correcta iluminación de los ambientes es una variable fundamental, incrementa el confort en las viviendas y también resulta cardinal en emprendimientos comerciales. Tanto, que una elección incorrecta de la iluminación para un local puede determinar el fracaso del emprendimiento, por más que los servicios ofrecidos sean de excelencia. En esta nota en particular repasaremos una serie de consejos para la iluminación de salones de belleza y/o centros de estética, además de las nuevas tendencias en este ámbito. Los invitamos a comenzar este recorrido.

Retomando lo señalado en el primer párrafo, un centro de estética que ofrezca excelentes tratamientos a cargo de los mejores profesionales podía simplemente fracasar si no se tomasen las correctas decisiones en lo que refiere a la iluminación. Hay que tener en cuenta que quienes acuden a un salón de belleza desean que aquel espacio sea un paréntesis en su jornada: no sólo buscan tratamientos con resultados efectivos, sino pasar un rato de su semana en un ambiente agradable. Y, es sabido, la iluminación juega un rol fundamental al momento de generar espacios agradables.

Continuando con estas consideraciones, hay que decir además que la correcta iluminación en un centro de estética no sólo genera espacios agradables, sino que también propicia la buena labor de los profesionales. En tanto, las luces deben cumplir con todos estos requisitos: ser bonitas y también funcionales, generar un ámbito que sea agradable para los clientes, y a su vez permitir que los médicos o cosmiatras puedan realizar su labor con eficiencia. Además, buenas decisiones de iluminación ayudarán que los locales a la calle atraigan a más clientes.

Imagen relacionada

La norma general es la siguiente: ¡evitar las sombras a toda costa! Para esto se recomienda elegir las luces indirectas o difusas, que son aquellas que eluden cualquier tipo de sombra. Se trata de artefactos que dispersan la luz en muchas direcciones, colocando la fuente lumínica detrás de elementos translúcidos, pudiendo ser pantallas o cortinados. A estas luces se recomienda agregar otros artefactos, con tonalidad similar. Y por supuesto aprovechar mientras se pueda la luz del sol. En este orden, lo ideal es que un salón de belleza disponga de ventanales tan grandes como sea posible, tal como vemos en este enlace (http://www.dravivianagarcia.com.ar/centro-estetica-palermo.html) que muestra la recepción de un centro de estética ubicado en Buenos Aires.

Un error muy frecuente al iluminar estos espacios es colocar una gran cantidad de luces, creyendo que de este modo se generará un ámbito más iluminado. La idea no es mucho, sino a conciencia. Se recomienda en tanto combinar luces de techo con artefactos más focalizados (una vez más, para evitar sombras). Un consejo general es usar muchas luces pequeñas, en vez de pocas y grandes.

Prometimos hablar de las nuevas tendencias en iluminación de salones de belleza y centros de estética, y aquí estamos para compartirlas. De acuerdo a especialistas, en los últimos años se han comenzado a utilizar algunas luces de colores con fines decorativos, tanto en paredes como en piso. Cuando esta técnica es bien empleada, se generan ambientes agradables y también elegantes, optando por tonalidades que estén en línea con el logo de la empresa.

Pero sin dudas la gran tendencia es comprender que la iluminación en un salón de belleza no debe ser idéntica en cada espacio, sino que debe adecuarse a cada sector en base a los tratamientos o servicios que allí se realizan. Para esto pueden resultar ideales las luces regulables. Y antes de marcharnos hay que señalar que la mayor tendencia es el ahorro: ¿quién puede en la actualidad decir que está iluminando eficientemente sin conocer los beneficios de la iluminación LED? Les dejamos aquí un enlace en el cual se pueden repasar las muchas ventajas de este tipo de luces.