El valor de saber inglés para los profesionales de la arquitectura

Realmente sería redundante insistir con una melodía que todos conocemos de memoria. Saber inglés es importante, claro que lo es. Pero hay sectores y sectores, es decir, hay espacios profesionales en los que el inglés no conforma una verdadera responsabilidad, y casi una obligación. El ámbito de la arquitectura no es parte de ese segmento. Para nosotros, saber inglés no es una opción, siempre que tengamos en el horizonte el deseo genuino de progresar, tanto individualmente como en materia colectiva, es decir, dentro de un estudio de arquitectura.

En este sentido, no será en vano que su equipo valide de tanto en tanto sus conocimientos de inglés. Los cursos IELTS en Buenos Aires impartidos en English Boutique le permitirán adquirir un conocimiento profundo de este idioma, y también los recursos correspondientes para trabajar en países de habla inglesa. Los exámenes IELTS, recordemos, son uno de los más importantes a nivel internacional, y que además sirven de requisito para la solicitud de visas de trabajo o estudio en el exterior.

En la actualidad, muchos estudios de arquitectura de nuestro país incluso realizan intercambios con otros situados en el extranjero, con lo cual saber inglés se torna una necesidad de primer orden. Por cierto que su equipo de profesionales seguramente ya cuenta con conocimientos sobre este idioma, pero también es posible que esos conocimientos no sean todo lo profundos que usted desearía. En este contexto, validarlos en un curso o un examen no es una mala decisión.

Saber inglés a un nivel realmente alto solo trae beneficios, y sobre todo ventajas con respecto a la competencia. El simple hecho de tener que reunirse con un grupo de inversores extranjeros, o bien realizar un proyecto o una presentación frente a empresarios del exterior, habla con elocuencia sobre la necesidad de conocer en profundidad este idioma.

En la actualidad hay muy buenas escuelas de formación en nuestro país, e incluso otras que se dedican casi exclusivamente a preparar al alumno para superar los exámenes IELTS, los TOEFL, y muchos otros con validez internacional, es decir, que emiten certificados aceptados por los países de habla inglesa. Aquellos que busquen información más detallada al respecto aquí pueden ver más.

Ahora bien, saliendo un poco de la mirada colectiva de un estudio, el profesional de la arquitectura, por sí mismo, debería poner el foco en el inglés como herramienta para ocupar puestos de mayor preponderancia o bien competir con sus pares de forma eficiente. Si usted realmente aspira a crecer, tanto en términos profesionales como humanos, adquirir de manera fluida el conocimiento de otro idioma que, por otro lado, también es esencial para su profesión, resulta clave.

Es probable que en el futuro, por cierto, uno no demasiado lejano en el tiempo, el inglés se vuelva un requisito indispensable para los profesionales del sector de la arquitectura. En cierta forma, ya lo es, pero en muchos casos sin la exigencia de tener que superar un examen IELTS o mediante cursos de formación de niveles considerablemente más altos. En este contexto, el profesional debe seguir capacitándose, día a día, incluso en aquellos aspectos que no forman parte concreta de su trabajo diario.