Cortado a cuchillo: Que tener en cuenta cuando diseñamos un negocio de venta de empanadas

El paladar argentino está moldeado por las tradiciones de nuestros antepasados. Las diferentes oleadas migratorias hicieron que adoptemos gustos que tienen orígen en diferentes países, aunque los más comunes sean Italia y España. Es desde este último lugar que se transmitió la costumbre de comer empanadas, probablemente uno de los platos más comunes en las mesas locales. Ya desde hace varios años, esta comida se convirtió en la favorita para salir del paso a la hora del almuerzo o la cena; ya sea en casa o en el horario del almuerzo del trabajo, en un cumpleaños o en una reunión con amigos.

Quienes buscan invertir en negocios con rentabilidad saben que el sector gastronómico es una de las mejores opciones, sobre todo si se tratan de productos de calidad. Un local que vende empanadas tiene la ventaja de poder atender a personas en diferentes momentos del día y con necesidades diversas. Pero antes de empezar a elegir maquinas para agilizar el proceso, como las que se ofrecen en http://www.gr-maq.com.ar/, o que un potencial cliente se interese en probar las diferentes opciones que se ofrecen, tenemos que convencerlo con un local que esté a la altura de lo que está buscando.

Resultado de imagen para fabrica de empanadas

Primero que nada, tiene que estar ubicado en una zona que esté transitada. Ya sea la parte comercial de un barrio o en lugares en los que haya acceso a otro tipo de locales gastronómicos. La demanda por alternativas a la hora de comer puede atraer a aquellas personas que buscan variar el menú de todos los días. Una vez que encontramos este lugar, podemos pensar en qué implementos se necesitan.

Sabemos que para vender empanadas necesitamos dos ambientes: el mostrador y la cocina. En el primero se va a recibir a los clientes y se le va a tomar el pedido, mientras que en el otro es donde se va a preparar el producto y se va a cocinar. A partir de esto, se puede configurar de la manera que mejor se acomode al modelo de negocio que se vaya a implementar.

Modelos de negocio

Artesanal:

No es muy diferente a las fábricas de pasta o a una pizzería tradicional. En estos casos, las empanadas ya están preparadas en crudo y se conservan en heladeras hasta el momento en que el cliente haga el pedido y se cocinen. La configuración de la cocina debería tener suficiente espacio para prepararlas o para colocar una máquina para hacer empanadas, así como un horno y/o una freidora, dependiendo de lo que se ofrezca en el menú. La ventaja de este tipo de locales es que la preparación es en el momento, asegurando que el producto no está recalentado. La mayor desventaja es que el cliente tiene que esperar un rato hasta que esté lista su comida.

Express:

Tomando el modelo de algunas panaderías, existen las casas de empanadas “express” donde el cliente elige los sabores desde una bandeja y ya están listas para que las consuma. En este caso, la cocina puede ser mucho más chica ya que sólo se necesita de un horno (las empanadas fritas recalentadas no suelen ser amigables con el estómago). En estos locales, el sector del mostrador suele ser más grande ya que es donde se exhiben en bandejas grandes el producto que los clientes ya van a comprar. Si bien estos locales permiten hacer una compra mucho más rápida y suelen ofrecer empanadas mucho más baratas, hay personas que no los eligen debido a que los productos pueden no ser tan frescos como en un local artesanal.