Conocé algunos de los complementos que pueden ayudarte a ser un mejor arquitecto

Un arquitecto suele tener que dominar ciertos conceptos para poder ejercer su profesión correctamente. Matemática, dibujo e incluso materiales de construcción son esenciales para poder diseñar correctamente una vivienda, un edificio u otro tipo de estructura. Pero si bien los estudios y el conocimiento que se adquiere en la universidad son los que finalmente llevan a un título habilitante, lo que puede llegar a distinguir a un arquitecto de otro es cómo puede innovar sobre conceptos básicos. Es por eso que hoy vamos a contarte sobre algunos complementos que pueden ayudar a conseguir ese plus en arquitectura.

Historia del arte

Si ya cursaste la materia en la universidad te vas a preguntar ¿De nuevo? Y la respuesta va a ser: Sí. En general, el estudio del arte en una carrera de arquitectura puede estar atado a los estilos de edificación en ciertos períodos de la historia. La idea de retomar un curso de este tipo es prestarle más atención a las corrientes pictóricas, sobre todo al cubismo, al surrealismo y otros estilos pictóricos que surgieron después del vanguardismo. La arquitectura moderna tiene influencias que exceden a la Bauhaus y encontrar inspiración en las formas y las estructuras del arte contemporáneo pueden ser el fruto de las edificaciones del futuro.

Carpintería

Nada mejor que crear para ayudarte a innovar. Si bien ya debés estar acostumbrado a las maquetas con madera balsa, la idea de poder construir con un material un poco más sustancioso. La idea de hacer un curso de carpintería puede ayudarte con dos cosas: dominar el oficio para poder aplicarlo mejor a tus diseños y aprender una técnica que puede ayudarte a encontrar nuevas ideas. No significa que saber construir un armario o una mesa ratona te vaya a convertir en un mejor arquitecto, pero te va a ayudar a entender mejor la madera y como sacarle el mejor provecho.

Manejar

Esto no es un oficio ni un área de aprendizaje aplicada a este trabajo. Incluso parecería ser un conocimiento un poco obvio, pero la realidad es que no todos los arquitectos saben manejar. Si bien es probable que la mayor cantidad de trabajo sea en zonas urbanas, no hay que descuidar las localidades del conurbano bonaerense o otras zonas más alejadas. Hoy en día, un curso de manejo (como se podría obtener en una autoescuela en zona norte) puede ser una gran diferencia a la hora de encontrar oportunidades laborales.

Existen escuelas de manejo como la Autoescuela Victoria que ofrecen cursos que se adaptan a los horarios de un profesional. Los tiempos se acomodan, sólo hay que tener ganas de hacerlo.

Estate informado

Otra cosa que puede parecer obvia, pero es súmamente importante. Conocer la realidad del país y de la zona en la cual estás edificando puede sumar mucho más de lo que creés. Edificar no solo es una fuente de trabajo para las personas que están involucradas en el proyecto, también tiene impacto en las personas que viven alrededor. Proponer un edificio que consume mucha electricidad en una zona donde escasea puede ser contraproducente para el entorno, proponer áreas abiertas en un área peligrosa puede hacer que nadie se interese en el proyecto. Con sólo recorrer el área, leer noticias y usar el sentido común se puede transformar una idea básica en una necesidad de un barrio o ciudad.