Como diseñar e iluminar correctamente una lavandería

Las lavanderías son un negocio en auge en las grandes ciudades, ya que la mayoría de las familias no dispone del tiempo necesario para realizar las tareas de limpieza de la ropa, incluso aunque se cuente con los electrodomésticos necesarios. Al mismo tiempo, las industrias, fábricas y distintos tipos de empresas necesitan resolver el aseo de la ropa de sus trabajadores, incrementando así la actividad de las lavanderías. ¿Cómo se debe diseñar e iluminar un local destinado a lavandería? Te lo contamos en este artículo.

Como podemos apreciar en sitios reconocidos del sector como El Lucero u otros similares, las lavanderías en sus distintas especialidades hacen de la pulcritud, el orden y la luminosidad parte de sus valores más trascendentes, ya que precisamente es el mensaje que desean comunicar hacia sus clientes y el público en general. Para que este mensaje llegue de forma efectiva y convincente, el diseño y la iluminación de los locales deben ir de la mano con los objetivos del emprendimiento.

La arquitectura y la iluminación son cruciales en cualquier tipo de proyecto en este rubro, tanto en una lavandería que disponga de una sala de lavado abierta al público, como por ejemplo aquellas que trabajan con la modalidad autoservicio, como en los establecimientos que se dedican a la especialidad industrial o al lavado sanitario. En todos los casos, una correcta resolución de los espacios y de la luz impactará positivamente en la proyección del negocio.

Sin embargo, en cada tipo de lavandería habrá que tener en cuenta las diferencias en la actividad. Por ejemplo, en el caso de las lavanderías industriales, sobre las cuales podrás conocer más detalles haciendo clic aquí, es imprescindible contar con un mayor espacio en función del tamaño de las máquinas y de la cantidad de ropa con la cual se trabaja. La iluminación estará enfocada en optimizar el trabajo de los operarios de limpieza, pero no tendrá que tener en cuenta las necesidades de un local abierto al público y con vista a la calle.

Cuando la lavandería desarrolle sus actividades en la modalidad autoservicio, con un local con acceso directo a la calle y la presencia permanente del público en sus instalaciones, los requerimientos en cuanto a la distribución del espacio y la iluminación serán diferentes. Para empezar, se necesitarán ambientes despejados para favorecer la comunicación entre las distintas áreas: sala de máquinas, sector de cobro y administración, zona de espera y recepción…

En cuanto a la iluminación, tendrá que ser lo más diáfana posible y propiciar un fuerte ingreso de luz natural, siendo ideal el uso de amplios ventanales con vista al exterior. Si el local trabaja en horario vespertino, la iluminación artificial tendrá que ser abundante y de tono blanco, garantizando   visibilidad adecuada en todo el ambiente y en cada espacio puntual. Una buena alternativa será integrar luminarias de techo con accesorios de pared, principalmente en los sitios de mayor presencia del público.

Con relación al diseño y la distribución, el local tendrá que contar con sillas de espera para quienes se encuentren próximos a ingresar al área de lavado. Las máquinas también deberán estar alineadas siguiendo una lógica, simplificando la visual y mejorando la dinámica de trabajo, ya que por ejemplo se pueden ofrecer las superficies superiores de los equipos para apoyar y organizar la ropa. El establecimiento también necesitará de un sector técnico, en el cual se gestionen las conexiones eléctricas y de agua.

Para el sector de máquinas de lavado mediante autoservicio se pueden seguir los patrones del diseño de una lavandería en casa, sobretodo con respecto a la búsqueda de orden, limpieza, calidez y funcionalidad. Por supuesto, el espacio será mayor y existirán más posibilidades a la hora de distribuir los elementos y accesorios.