Diseño e iluminación en centros de capacitación

Los espacios educativos necesitan diseños arquitectónicos muy particulares, con elementos y materiales que los conviertan en aliados naturales de los capacitadores y de los estudiantes. Por ese motivo, los equipos de arquitectos que tienen a cargo la responsabilidad de diseñar y desarrollar la construcción de espacios en donde se capacita a alumnos de diferentes edades, van a estar condicionados por las regulaciones oficiales que se deben respetar, su propia creatividad para hacer realidad las necesidades del lugar, y el entorno en el que se encuentra el lugar.

Por otro lado, la arquitectura y el diseño de interiores en los espacios de capacitación no solo dependen del talento de los arquitectos y las empresas constructoras. También se ven influenciados por el aporte científico que habla de las necesidades de un lugar con esta funcionalidad enfocada en la educación.

Cuando analizamos la arquitectura de un espacio de capacitación, no solo incluimos en los conceptos a las escuelas sino que también a otros tipos de edificios en los que se brinda educación en todos los niveles.

Un buen ejemplo del aprovechamiento de las posibilidades que brinda la arquitectura moderna para el diseño de los espacios educativos es el centro de capacitación de SAENI, que nuclea un grupo de profesionales que prepara expertos en cosmiatría y medicina estética, y que detallan su tarea en www.saeni.com.ar, el sitio web oficial de la institución.

Diseño interior

La arquitectura para estos espacios incluye la creación del entorno interior o la remodelación de una estructura disponible. El interiorismo enfocado en la educación conlleva una responsabilidad de los arquitectos y diseñadores involucrados. Esa responsabilidad va más allá de los compromisos tradicionales que todos cumplen al realizar las tareas de diseño y construcción. Estos proyectos consisten en diferentes etapas que comienzan con la evaluación de las necesidades del centro de estudios, y luego de análisis del lugar disponible.

A partir de esta primera etapa se desarrolla el resto del diseño. Además de la estructura básica arquitectónica, los interioristas aportan todos los detalles para darle comodidad y funcionalidad a cada rincón.

La arquitectura en todos los ámbitos

La arquitectura abarca la construcción y reconstrucción de cualquier espacio físico para convertirlo en un lugar habitable, que pueda ser utilizado con diferentes fines. Por ese motivo, en las civilizaciones que fueran parte de la historia de la humanidad fue un elemento esencial para el crecimiento de las sociedades. Los ámbitos educativos no son una excepción a este concepto, por eso, evolucionaron y siguen evolucionando en su estructura para darles a los alumnos lo que necesitan para capacitarse mejor. Por ese motivo, la estructura edilicia de SAENI está preparada para ofrecer un espacio adecuado para el dictado de cursos relacionados con estas áreas, como el posgrado en medicina estética, los cursos de cosmiatría (ver mas) y los de nutrición, en formato presencial y a distancia. El futuro de la arquitectura seguramente incluirá otros ámbitos que hoy en día ni siquiera existen.

Claves para iluminar un taller mecánico adecuadamente

Cuando pienso en un taller mecánico no puedo escapar de aquello que veo en muchos de los negocios de este rubro, sobre todo los “talleres de barrio”. Hablo de espacios algo desordenados, bastante sucios, y poco iluminados. Sin embargo, en los últimos años han aparecido talleres mecánicos y otros emprendimientos del rubro automotriz que presentan un diseño moderno, bien ordenado, y sobre todo perfectamente iluminados, una variable clave para su buena presentación. En lo personal, considero que la correcta iluminación es fundamental también para los especialistas en este rubro; no sólo para el desarrollo eficiente de su trabajo sino también para atraer a clientes. ¿Acaso no te sientes mucho más a gusto en un sitio bien iluminado y ordenado, que en un espacio en el que reina la oscuridad?

En esta nota repasaremos algunas nociones a tener en cuenta a la hora de escoger la iluminación y los artefactos para un taller mecánico. Para ello hemos tomado como referencia a un centro en Buenos Aires dedicado al dictado de cursos de mecánica; si bien aquel no es precisamente un taller con atención al público, el ejemplo nos sirve para mostrar que este rubro tiene muchos encantos cuando está bien iluminado.

Como punto de partida, es bueno comenzar por la contemplación del nivel de luz natural que recibe el taller. En base a ello, se tomarán luego las decisiones relativas a la luz artificial. Por supuesto que lo ideal es contar con buen acceso de luz solar durante el día, aunque es sabido que muchos talleres mecánicos no cuentan con más aberturas que el sector que da hacia la calle. Por lo demás, aprovechar la luz natural permitirá hacer un uso eficiente de la luz artificial, ahorrando en la factura de luz.

Dicho esto, hay que tener presente que la correcta iluminación de un taller mecánico tendrá una influencia directa en la productividad. Tal como ocurre en nuestro ejemplo (puedes ver más en el enlace), la adecuada y eficiente iluminación propicia un buen ambiente de trabajo, permite que los trabajadores no fuercen por demás su vista, y en definitiva puedan desempeñar sus tareas con comodidad. En tanto, se comprende también que la iluminación eficiente es un ítem que va en contra de los riesgos de trabajo en este rubro.

Una máxima que debe aplicarse en estos casos es la uniformidad general, y la luz enfocada en ciertas secciones. Para lo primero, es ideal que no se generen zonas con sombras en el taller; para lo segundo serán necesarios artefactos focales, que se emplearán para trabajar en detalle en los motores y con piezas pequeñas. Por otra parte, la versatilidad es una de las señas que sí o sí deben poseer algunos artefactos, que los profesionales del rubro podrían necesitar para trasladar a diversas áreas del taller.

Para los más expertos en iluminación, como regla general se contempla que un taller debe contar con entre 750 y 1200 lux. En cambio, si el taller dispone de zonas de recepción y oficinas, allí bastará con un promedio de 500 lux. En las zonas en las cuales se almacenan productos o implementos, serán suficientes unos 150 lux. En el caso de las fosas, serán necesarias lámparas de mano. ¿Qué es precisamente “lux”? Se trata de una unidad que define la intensidad de la iluminación bajo el Sistema Internacional y con el símbolo lx. Equivale a la iluminación que recibe una superficie en forma normal y uniforme con un flujo de 1 lumen por metro cuadrado.

Soluciones para la impresión de planos y documentos en su estudio de arquitectura

Si bien es cierto que, hoy en día, la digitalización de planos y documentos es algo fundamental para la economía de cualquier estudio de arquitectura, también hay que decir que la impresión de buena calidad sigue siendo una necesidad de primer orden.  En este contexto, las opciones son muchas y realmente muy variadas. A continuación nos propondremos analizar algunas de ellas respecto del alquiler de equipos de fotocopiado e impresión. Tomando como referencia el área geográfica que mejor conocemos, actualmente existen muy buenos precios en relación al alquiler de fotocopiadoras en zona norte como los de la empresa Argontech. En primer lugar, esto permite que el estudio no se vea en la obligación de invertir una suma considerable de dinero al comprar un equipo, sino alquilarlo en aquellos momentos del año en los cuales los anteproyectos y proyectos suelen ser presentados con mayor frecuencia.

Desde ya, hablamos aquí de una solución momentánea, no definitiva, aunque en ciertos casos podría acoplarse perfectamente al volumen de trabajo de un estudio determinado. La tecnología siempre es un aliado interesante, y es fácil caer en la tentación de realizar una fuerte inversión en equipos; sin embargo, el alquiler de impresoras y fotocopiadoras bien puede sustituir esa necesidad de un modo mucho más económico. El tema no deja de ser complejo, sobre todo cuando tomamos en cuenta que buena parte de los estudios de arquitectura suelen digitalizar su material de manera casi absoluta, relegando únicamente lo imprescindible al papel. De forma tal que las impresiones, en promedio, han caído bastante en comparación con décadas anteriores. Esto quiere decir que, al alquilar un equipo por un período de tiempo determinado, o bien al contar con el apoyo de una empresa dedicada exclusivamente a prestar este tipo de servicios, se puede obtener una solución concreta y a un costo verdaderamente razonable. La digitalización, cada vez de mayor calidad, ha cambiado un poco la dinámica del sector. En este sentido, las propuestas siguen siendo variadas y muy interesantes de analizar. El tema excede los parámetros de este artículo, de manera tal que aquellos que deseen conocer con mayor profundidad algunos de los servicios de digitalización tercerizada que existen hoy en día aquí pueden ver más. Lo ideal, desde nuestro punto de vista, es saber combinar equilibradamente estas dos alternativas. Por un lado, la digitalización de documentos y planos es algo imprescindible, en principio, para obtener un mayor grado de seguridad y lograr espacios de trabajo más orgánicos. Por el otro, también es justo afirmar que cualquier archivo físico de un estudio de arquitectura debe contar con impresiones de primera calidad, es decir, que resistan el paso del tiempo y den cuenta del profesionalismo con el que trabajamos.

En una economía un tanto difícil, al menos en términos de inversión, para lo cual hay que pensar varias veces para mantener una rentabilidad lógica y sana para el estudio, el alquiler de equipos, o bien la digitalización tercerizada, son opciones que debemos tener muy presentes a la hora de establecer un presupuesto para el próximo año. En última instancia, estaríamos obteniendo los mismos resultados que al comprar nuevos equipos pero a un costo considerablemente más bajo.