Diseños novedosos en shoppings

Los más grandes seguramente recuerdan el arribo de los primeros shoppings a la Argentina allá por los años ’80. Fue, sin lugar a dudas, una verdadera revolución comercial que cambió para siempre los hábitos de consumo de muchos porteños. Sin embargo, mucho ha ocurrido desde entonces.

El espacio disponible dentro de los centros comerciales no ha sufrido grandes alteraciones. Si bien cada vez se construyen shoppings más grandes y espaciosos, el interior sigue una línea más o menos estándar de espacios asignados a locales y stands. Pero lo que sí ha cambiado, y de una forma radical, es la forma en la que los especialistas disponen de su propio espacio.

Basta revisar siquiera superficialmente el trabajo que se hace en el diseño de stands en Buenos Aires y cómo éste ha ido modificándose con el correr de los años. A finales de la década del ’80, y a lo largo de casi toda la del ’90, este tipo de estructuras resultaban absolutamente inorgánicas, grandes, hechas con materiales costosos y de poca durabilidad, casi como si alguien hubiese arrancado de cuajo un local comercial de la vía pública y lo hubiese trasladado de manera inalterable al interior del centro comercial.

Hoy en día todo es distinto, y vaya que sí.

Los stands son, actualmente, verdaderas piezas de ingeniería y arquitectura. Sobre su construcción no solo trabajan los especialistas del diseño, sino profesionales del marketing que nada dejan librado al azar.

designshopp

Este tipo de estructuras se fabrica con materiales que sean agradables a la vista, es decir, que continúen una línea de diseño elegante, pero que también sean capaces de resistir la degradación natural que ocurre en ambientes transitados por muchas personas por día. Y no solo eso, los stands procuran que su diseño corra detrás de un concepto, nunca al revés, donde lo que se busca es tanto atraer a potenciales clientes como a personas que ya conocen el servicio o producto que se está ofreciendo. Click aqui para ver mas información de stands

Para lograr este múltiple efecto los stands suelen manejar un concepto de diseño orgánico, novedoso, utilitario, tecnológico, que se destaque del resto de sus competidores más por su elegancia que por su tamaño, algo que en otras épocas funcionaba de forma exactamente inversa.

Como vemos, las cosas han cambiado a un ritmo muy acelerado en todo lo que se refiere al marketing y el diseño. Ya no son elementos aislados entre sí, sino más bien parte de una estrategia comercial que requiere de su trabajo en conjunto. Son realmente pocas las marcas y productos que pueden darse el lujo de venderse solas, tal como reza ese ya arcaico axioma comercial. La mayoría necesita del soporte de toda una ingeniería que venga en su ayuda. Y no en vano. Los cambios conceptuales nunca se producen al azar, y mucho menos si el sistema establecido opera con toda eficiencia. Es justamente el cambio de hábitos en el consumidor, su experiencia al recorrer este tipo de establecimientos comerciales, el que precipitó una nueva forma de relacionarse estéticamente con el cliente.

Lo mismo puede decirse del diseño y armado de locales. Lejos estamos de aquella ingeniería desproporcionada, donde lo grande significaba algo mejor y más eficaz. Los conceptos que ahora se manejan, sobre los cuales pesa claramente un enfoque multidisciplinario, persiguen tanto un fuerte impacto visual que invite a los potenciales clientes a ingresar al local con un concepto de interiores que sirva para estimular la decisión de compra.

Desde luego que no hay palabras definitivas en este asunto. Los consumidores seguramente seguirán evolucionando, tal vez apoyándose en las nuevas plataformas tecnológicas antes de tomar la decisión de comprar. El desafío del diseño es estar siempre un paso adelante.

Requisitos para alquilar o vender una propiedad

Una transacción inmobiliaria siempre conlleva un valor económico y financiero, pero además de esto supone un juego de expectativa como en cualquier otro negocio, donde interactúan los deseos de una parte que ofrece el bien y otra que lo desea. Aunque esta definición parezca simple existen otros factores que suelen brindar complejidad al asunto, especialmente cuando refiere a deudas o inhibiciones que posee la propiedad, y para ello es imprescindible contar con la experiencia de un profesional del área que pueda ayudar a que la transacción sea exitosa bajo cualquier circunstancia en pos del bien de ambos actuantes.

Uno de los principales elementos que serán de ayuda, especialmente en la venta de una propiedad será tener presente que el informe de inhibiciones debe solicitarse siempre, y si no sabemos dónde o a qué autoridad hacerlo, o simplemente si deseamos evitarnos el trámite existe a posibilidad de adquirir un servicio profesional que lo haga. Además de ello existen otras muestras de la situación impositiva de la propiedad o de sus propietarios en circunstancias que afectan al inmueble, por lo que además se solicita un informe de dominio de inmueble, y a partir de los resultados que se muestren en los diversos documentos relacionados con la propiedad, se determina la condición favorable o desfavorable financieramente de la propiedad y se podrá trabajar sobre las posibles formas de remediar estos inconvenientes o en desistir de la operación según las voluntades de las partes.

venta22

Sin embargo y en cualquier situación posible, así como formato u objetivo de la transacción, el profesional que lo asesore podrá mantener sus intereses individuales a un mínimo riesgo a partir de la solicitud de los diversos informes y documentos complementarios que indiquen el estado impositivo y legal de la propiedad para los fines de venta o alquiler, negociando siempre a favor del cliente asesorado (aquí radica la importancia de una ayuda profesional) y haciendo que sus objetivos se cumplan a pesar de cualquier percance o imprevisto que pudiera surgir.

Resumiendo, podemos decir que los requisitos para alquilar o vender una propiedad (de manera sintética) son los siguientes:

  • Evaluar la condición impositiva del inmueble
  • Evaluar la condición legal del inmueble en torno a los fines de alquiler o venta (según correspondan)
  • Evaluar el estado de la propiedad y tener una tasación precisa del inmueble y relacionarla con los aspectos financieros que pudiesen modificarse de acuerdo a los informes relacionados con la propiedad.
  • Renegociar el acuerdo inicial a partir de los resultados arrojados por los informes.
  • Mantenerse siempre asesorado por un profesional experto.
  • No enamorarse nunca de la propiedad, para poder decidir de forma inteligente y no emocional.

venta

Siguiendo estos breves requisitos o tips, obtendrá siempre una transacción beneficiosa y óptima en relación a sus objetivos iniciales, sin perder el foco y al resguardo de cualquier imprevisto que pudiera surgir en el aspecto legal, impositivo, o edilicio de la propiedad y de las partes o individuos que pudieran afectarla (propietarios, sucesores, etc.) De esta forma se mantendrá el mínimo riesgo y el máximo de seguridad sobre la operación en todo momento.

Secretos en la decoración de locales comerciales

Uno de los secretos más repetidos del universo del marketing consiste en lograr destacarse del resto de nuestros competidores, algo que dentro de los shoppings se vuelve algo realmente imprescindible para atraer la atención de potenciales clientes.

En este sentido, los diseños de locales comerciales (https://ukoarquitectura.com.ar/diseno-locales-comerciales/) no tienen nada que envidiarle al del resto del mundo; por experiencia y sobre todo por la compleja cultura comercial que posee su gente.

La clave del negocio está en tener una identidad propia, en diferenciarse, es decir, que nuestro local sea distinto del que está al lado y único con relación a la competencia. Esto no significa que haya que admitir la extravagancia y la falta de estilo. La idea es ser diferentes, sí, pero en un parámetro superior.

La ambientación de interiores no solo debe ser única sino que necesita destacar claramente los atributos de los productos o servicios que estamos ofreciendo. De ahí la enorme relevancia que adquiere el diseño en todas sus facetas. Es él quien permite que el comerciante puede atraer a un tipo de público específico, con necesidades que no siempre son las mismas que las del que recorre la vía pública, más habituado a comparar precios antes de realizar una compra.

Pero el éxito del diseño no acaba cuando el cliente ingresa al local. Con eso solo cubrimos la mitad del desafío. Una vez dentro, todo debe estar minuciosamente organizado para estimular al cliente a que efectúe la compra.

localee

Con estos datos creo que nadie se atrevería a limitar el diseño de su negocio a cuestiones meramente operativas. Incluso el diseño más minimalista exige un enorme grado de complejidad. De hecho, día a día se avanzan en novedosos sistemas de arquitectura publicitaria, pensados para que la exhibición de los servicios o productos cautive al público pero también lo incite a concretar una compra. Para ello se combina el diseño de interiores, vidrieras, góndolas, stands y todo lo que tenga que ver con subrayar una imagen, un concepto, de cara al público y al resto de los competidores.

Recordemos que la cultura del comprador ya no es tan inocente como en otras épocas. No es que el diseño hipnotice al cliente, obligándolo a entrar en una especie de trance de consumo; sino más bien le otorga al lugar un clima de prestigio, de valor agregado, cualidades que son muy valoradas a la hora de hacer una compra.

Uno de los lugares comunes del marketing sostiene que algunos productos se venden solos, y eso es cierto, al menos en parte. Actualmente se considera que todo lo que gravita sobre los productos puede influir sobre la decisión de comprar o seguir buscando en otra parte. Es por eso que dejar el diseño de góndolas para shoppings, por ejemplo, o de los locales propiamente dichos, en manos de profesionales de dudosa trayectoria puede transformar el mejor de los emprendimientos en un fracaso de proporciones épicas.

Solo con la ayuda y el asesoramiento de profesionales se puede competir en un ambiente tan feroz como los centros comerciales.

¿Cómo iluminar las calles ahorrando energía?

Una parte esencial del perfil urbanístico de toda ciudad es el alumbrado público. Esto no ha cambiado ni cambiará, sin embargo, los problemas energéticos a nivel mundial nos exigen volver a pensar cómo iluminamos nuestras calles y a qué costo; es decir, de qué manera podemos reducir el derroche energético en la prestación de este importante servicio público.

En este contexto, en los últimos años se han ensayado diferentes iniciativas que buscan maximizar los recursos energéticos en el alumbrado público. El primer paso es el aprovechamiento y la mejora de lo que ya se hizo en el pasado, por ejemplo, en la redistribución de las luminarias, lo cual reduce notablemente el derroche, y por último la modernización de los materiales reflectivos propiamente dichos, siendo la iluminación led la opción más rentable a corto, mediano y largo plazo, no solo por su comprobada durabilidad sino por su eficiencia en la relación costo-beneficio. En esta web Electrofer (https://www.electrofer.com.ar/) puede encontrar mas información.

Una correcta iluminación urbana no solo tiene que ver con la prevención del crimen, por ejemplo, sino con una buena valorización del espacio público y arquitectónico de nuestra ciudad, así como una reducción de accidentes viales producto de una mala iluminación. En este sentido, todo gobierno debe plantearse seriamente cómo y de qué forma realizará las inversiones necesarias dentro de un plan estratégico integral, que luego pueda ser continuado por otra administración llegado el caso.

La vida en la ciudad no se detiene durante la noche. Hasta podemos decir que continúa casi inalterable para muchas personas, siendo su ámbito de trabajo, por ejemplo. Es por esta razón que el tema del alumbrado público resulta esencial para la mejorar la calidad de vida de todos, si es que realmente queremos vivir en una ciudad desarrollada.

ledcalles

Ahora bien, todo desarrollo tiene un costo, y debemos plantearnos cómo enfrentar esa demanda, no ya pensando únicamente en el precio, sino en brindar una respuesta óptima, de buena calidad y un diseño acorde a la belleza estructural de la ciudad.

Lo mismo podríamos decir de la administración de cualquier casa o edificio de departamentos. Solo si tenemos presente estos parámetros de eficacia, sustentabilidad y diseño, podemos estimar una inversión adecuada para cualquier tipo de alumbrado. El problema, en todo caso, tiene que ver con el tiempo que nos toma como ciudadanos y consumidores de entender los beneficios de un producto nuevo, y la tendencia habitual que ejercemos sobre aquellas cosas que han sido productivas en el pasado. Afortunadamente, al menos en el terreno de la iluminación, estas ideas progresivamente van cayendo en desuso.

Como decíamos anteriormente, la lamparas led (ver mas) ha traído una especie de revolución en el campo energético. Este tipo de lámparas superan por decenas de miles de horas la vida útil de las viejas lámparas incandescentes, así como una reducción notable del consumo energético que las sustenta. Otro beneficio claro a corto y largo plazo es que no generan temperatura y su rango de contaminación es tan bajo que casi podría decirse que no tiene impacto real.

Son muchas las ciudades que lentamente han comenzado a utilizar lámparas led dentro de su red de alumbrado público. Sin dudas, esto es un claro beneficio en todos los frentes imaginables: menos costos, mayor productividad y un impacto nulo en el medioambiente. Recordemos que la contaminación lumínica es un aspecto importante del urbanismo, a menudo dejado de lado pero que tiene una fuerte influencia en la calidad de vida del vecino.

Algo similar está ocurriendo en el interior de todas las casas de nuestra ciudad. La iuminación led ha llegado para quedarse, al menos hasta la próxima revolución energética.

En resumen: el alumbrado público, pero también el privado, se rigen por los mismos principios. Deben ser confiables y permanecer vigentes durante el mayor tiempo posible; en el caso del alumbrado público, para resistir los cambios en la administración política; y en el terreno de lo privado, a nuestra tendencia natural a pensar que el ahorro solo se obtiene en el costo de inversión objetiva, es decir, en cuánto dinero nos cuesta tal o cuál tipo lámpara. Solo pensando en un proyecto a largo plazo, observando un plan estratégico integral, podemos empezar a satisfacer nuestras necesidades energéticas de una forma sana y sustentable tanto para la comunidad como para nuestro hogar.

Diseño de iluminación para exteriores

El diseño de exteriores, es comúnmente asociado a la jardinería y el paisajismo, pero ciertamente compone mucho más que esto. El diseño de exteriores es el arte de combinar en una unión armónica la naturaleza (vegetales) con la luz diurna y nocturna y todo buscando destacar la infraestructura y sus trazos de diseño más importantes.

Para comenzar a realizar este tipo de trabajo de forma independiente se requiere especialmente de Tiempo y paciencia, de modo de poder conjugar el paisaje de plantas, árboles y flores, pensando siempre en el cambio que atraviesan los follajes y los puntos de florecimiento en las diversas estaciones. Esta idea nos permite poder realizar un diseño en el que podamos programar un mayor o menor mantenimiento (dependiendo del presupuesto que tengamos para ello).

La luz natural y el diseño de jardinería deben combinarse en una fusión exacta con la estructura edilicia propiciando que ningún elemento le quite importancia a otro y que la vista disfrute de “un todo” y no simplemente de las flores.

A medida que comenzamos a diseñar un proyecto de exteriores vamos incluyendo los elementos que conforman los eslabones de unión de ese “todo” visual y que permitirá lograr un resultado absolutamente satisfactorio. Entre algunos de estos eslabones encontramos caminos, senderos, aceras, pisos exteriores que unifican la jardinería y la construcción central, así como también los colores que utilicemos en la pintura de las caras externas del edificio.

ledex

Suele suceder que muchas veces se comienza por la pintura, por lo que termina siendo, en vez de un eslabón, un limitante del diseño general. En caso de tener la posibilidad, primero se debe trabajar la jardinería y pisos exteriores para luego llegar a la elección de la pintura externa.

Más allá de todo lo que parece lógico y necesario existe un valor especial en la iluminación artificial que asentemos en el exterior. No se trata de ubicar simplemente un foco para iluminar las zonas oscuras, sino de que la utilidad no empañe la belleza y la imagen física de una casa o local.
Entre algunos de los principales elementos de iluminación para exteriores, encontramos farolas, antorchas e iluminación led (https://www.electrofer.com.ar/categoria/iluminacion-led/).

Los jardines de casas de familias, o quintas de fin de semana (sobre todo de lugares con clima cálido) suelen utilizar caminos de antorchas que además sirven como repelente de mosquitos y otros insectos, pero en algunos casos la idea se desecha por el aroma que es muy fuerte y para muchas personas resulta desagradable. Las farolas tradicionales, son elementos decorativos que nos ayudan a generar espacios de luz durante la noche, brindando seguridad y evitando el mal olor de las antorchas. Dentro de esta opción, podemos encontrar en el mercado pequeños paneles fotovoltaicos que permiten generar energía para alimentar este tipo de iluminación (opción que vale la pena en grandes jardines o perímetros de luz muy extensos).

Otro de los principales elementos en diseño de iluminación, corresponde a los reflectores led que ofrecen una maravillosa sensación de pared vertical de luz. Este tipo iluminación puede acompañar en forma perfecta aberturas como puertas, portones, ventanales, e incluso generar un efecto de elegancia en paredes con ribetes y bordes que pueden transformarse mediante la iluminación en toques de verdadero buen gusto.
Estos reflectores suelen acompañarse tradicionalmente de macetones al pie de la luz, así como también delimitando el ancho de escalinatas y desniveles en pisos con estas características.

El diseño de iluminación de exteriores es uno de los trabajos de diseño que resulta más complejo de generar, ya que la iluminación artificial se verá modificada de acuerdo al follaje de la vegetación en las diversas estaciones, así como también en las temporadas en que la luz diurna desaparece más temprano o más tarde. Un buen diseño del factor luz en el exterior de la construcción debe realizarse con gran imaginación, mucha observación y con los elementos justos, por lo que no resulta en proyectos demasiado costosos, sino que, por el contrario requieren de mucho trabajo, gran utilidad, y bajo costo en la adquisición de materiales, en comparación con el diseño de paisajismo, o de interiores de una habitación, este es tipo de proyectos resulta realmente accesible y genera un cambio muy grande en la impresión de la estructura edilicia.